La irrupción de la IA en todos los sectores ha hecho qué muchas personas se pregunten cuál es el papel de la inteligencia artificial en los videojuegos. Aunque su influencia se ha vuelto más evidente en la actualidad, la IA ha estado presente desde casi los primeros juegos, como por ejemplo el mítico Pong o los enemigos del inolvidable Space Invaders.

Lo que todos conocemos como “jugar contra la máquina”, en realidad ha sido siempre una forma arcaica de hacer referencia a la inteligencia artificial. Sin embargo, con el avance de la tecnología, la IA en los videojuegos ha evolucionado para ofrecer experiencias de juego cada vez más realistas, desafiantes e innovadoras.

 

inteligencia artificial videojuegos


¿Qué es una IA en un juego?

Una IA en un juego es el sistema que interactúa con el jugador simulando inteligencia y tomando decisiones, basándose en los parámetros del entorno y las acciones del jugador. Esto incluye, por ejemplo, el comportamiento de los personajes no jugables (NPCs), la generación de niveles, los enemigos o la adaptación de la dificultad del juego a las habilidades del jugador.

También se utiliza en la generación de eventos, el diseño de mapas o en la simulación de condiciones meteorológicas, entre muchas otras. Los distintos niveles de IA son responsables de crear un ambiente de juego inmersivo y variado, y su desarrollo constante abre nuevas posibilidades para la creatividad y la innovación en el diseño de videojuegos.

Su objetivo no es ser una máquina perfecta, ya que esto generaría un ambiente de juego frustrante e injusto para el jugador. El papel de la inteligencia artificial en un videojuego es simular una aleatoriedad similar a la realidad, con el objetivo de crear una experiencia de juego agradable y desafiante, ajustando también su comportamiento y decisiones a las habilidades y acciones del jugador.

 

 

¿Cómo se utiliza la inteligencia artificial en los videojuegos?

La inteligencia artificial de los videojuegos reside principalmente en lo que se conoce como los personajes NPC. Los NPC (Non Playable Characters) son personajes no seleccionables controlados por la máquina que interactúan con el jugador y el entorno del juego. La IA determina su comportamiento, sus decisiones y su interacción con el jugador y el entorno.

Uno de los ejemplos más avanzados de esto lo encontramos en The Sims 4. Electronic Arts ha ido mejorando la IA de The Sims hasta dotar de vida propia a sus NPC. Tienen sus propias rutinas diarias, reaccionan de manera realista a las acciones del jugador y se adaptan a los cambios en el entorno. También se ha programado cierta aleatoriedad en su comportamiento que crean situaciones imprevisibles. 

La IA también se integra en la generación procedural de niveles y mundos. Esto significa que la IA puede crear de forma dinámica y única el terreno, los enemigos, los recursos y otros elementos del juego cada vez que se juega. Juegos como Minecraft o No Man's Sky utilizan esta técnica para ofrecer experiencias únicas a cada jugador.

La inteligencia artificial también se ha empezado a emplear de cara a adaptar la dificultad del juego a partir de la habilidad de los jugadores, aprendiendo y cambiando su comportamiento en tiempo real a partir de los datos que va recogiendo.

Por ejemplo, en EA Sports FC 24 podemos optar por configurar el nivel de dificultad manualmente o indicarle que se ajuste automáticamente en tiempo real a partir de nuestras habilidades. En mitad de un partido la dificultad puede variar para aumentar o reducir el rendimiento del equipo contrario, proporcionar así un desafío constante. La máquina también aprende cuáles son nuestras estrategias y trata de combatirlas con el objetivo de derrotarnos.

 

¿Cómo la inteligencia artificial generativa podría cambiar radicalmente los videojuegos?

Además de la IA que hemos conocido hasta ahora, en la actualidad también se está abriendo paso lo que se conoce como inteligencia artificial generativa.

Esta forma de IA utiliza técnicas avanzadas como las redes neuronales para generar contenido nuevo y único. Imagina un juego que crea sus propias misiones, historias y personajes dinámicamente en respuesta a las acciones del jugador. Esto está llevando la personalización y la inmersión del juego a niveles nunca antes vistos.

Esto también está dando lugar a juegos que se adaptan y cambian con el tiempo, proporcionando una experiencia de juego en constante evolución y adaptada a cada jugador. Además, la IA generativa también podría contribuir a la creación de mundos de juego cada vez más grandes y detallados, ya que permitiría generar terrenos, enemigos o misiones de forma automática.

Por otro lado, la IA generativa es una herramienta puede ayudar a reducir el tiempo y los recursos necesarios para crear contenido nuevo, permitiendo a los desarrolladores centrarse más en la mejora de la jugabilidad y la experiencia del jugador. 

Por ejemplo, Nvidia Instant Nerf utiliza la IA para generar automáticamente modelos 3D de alta calidad, o Nvidia Ace, que emplea tecnología generativa para crear personajes NPC más realistas y capaces de responder a las preguntas del jugador de una forma más natural.

Por otro lado, la IA generativa también se puede emplear como herramienta de apoyo en todas las áreas del desarrollo, desde el diseño de la historia, personajes o niveles hasta la programación, traducción, música o los efectos de sonido. Esto no solo está aumentando la productividad y creatividad de los equipos, sino que también está impulsando una nueva era de innovación y está democratizando el acceso al desarrollo y producción de videojuegos. 

No cabe duda de que la inteligencia artificial es el aliado perfecto de la industria gaming, y que el avance de esta tecnología está transformando la forma en que se diseñan y juegan los videojuegos. El futuro se presenta emocionante y lleno de potencial tanto para los jugadores como para los  profesionales del diseño o de la programación, prometiendo experiencias de juego cada vez más avanzadas. 

 

inteligencia artificial en los videojuegos
SUBIR