El objetivo principal de la gran mayoría de videojuegos es divertirnos. Hacernos pasar un buen rato. Salvar planetas enteros, buscar una vacuna contra un virus que arrasa con la humanidad, gestionar una ciudad, conducir un camión durante horas, aderezar una isla desierta, pero… ¿Y si no todos los videojuegos estuvieran pensados para ello? ¿Y si hubiera juegos en el que el objetivo no fuera solamente la diversión?

Los serious games son videojuegos diseñados para un propósito principal distinto al de la diversión. Con objetivos “más nobles” para los ajenos a los mandos, buscan educar, persuadir, informar, e incluso denunciar a través de unas mecánicas interactivas

Han demostrado ser especialmente eficaces para el aprendizaje de habilidades concretas. En la formación profesional ha proliferado su uso para el desarrollo de competencias. En la sanidad los serious games han empezado a ser empleados para algo tan significativo como cambiar los hábitos de los pacientes crónicos y su forma de enfrentarse a los tratamientos médicos.

 

SUBIR

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar