Conocemos los mitos alrededor del mundo de los videojuegos, pero cada vez más estudios y nuevas iniciativas demuestran que pueden ser una herramienta para la educación u otros ámbitos como la salud, el trabajo… El uso de videojuegos aumenta año tras año, actualmente 18 millones de personas juegan en España y tal como expone el Anuario 2021 de la Asociación Española de Videojuegos es un sector que no para de crecer.  

Es importante tener una visión global y real de nuestra sociedad actual y aprovechar esta herramienta para potenciar los beneficios que aporta a los gamers. Beneficios como el pensamiento estratégico, la creatividad, la cooperación y el pensamiento innovador.

 

 

Andrés Hoyos Melo, psicólogo educativo de la Universidad Nacional de Colombia: “Los videojuegos son un desarrollo tecnológico acorde a nuestros tiempos; se basan en principios de competencia y están directamente relacionados con el uso de estrategia, agilidad y concentración. Los videojuegos pueden ser utilizados como herramientas educativas, en la medida en que su uso no difiere mucho de lo que se hace o podría hacerse con las nuevas tecnologías de la información”.

 

¿Los videojuegos aportan creatividad?


Un experimento creado por los investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (EEUU) donde participaron 491 niños y niñas de 12 años, demuestra que la creatividad en los niños está relacionada con el uso de videojuegos. 

Este estudio pionero demostró que los participantes que jugaban a videojuegos de forma habitual eran más creativos a la hora de dibujar y escribir historias. 

Los videojuegos sí afectan de una forma directa a las habilidades de los jugadores, concluyendo que "los videojuegos pueden ser diseñados para optimizar el desarrollo de la creatividad". 

Además, como hemos expuesto habitualmente en The Good Gamer, los videojuegos demuestran tener múltiples beneficios en los jugadores, especialmente los jóvenes debido a que se encuentran en una época de alto aprendizaje. Un beneficio del uso de videojuegos que se pudo observar en el estudio es una mejor habilidad visual-espacial. 

 

 

Mercedes Quero y Jesús Manuel González, de la UNED, investigan cómo el videojuego “invita a romper las zonas de confort, a asumir nuevos retos, ampliando así la atención, interés, motivación y favoreciendo la neuroplasticidad de su cerebro, fomentando así el aprendizaje crítico y la actividad creativa.”

Minecraft, uno de los videojuegos más conocidos también es considerado uno de los que puede aportar más creatividad a los jugadores. En un mundo virtual ofrece la posibilidad de construir sin límites todo lo que el usuario pueda imaginar. Además este popular videojuego cuenta con su versión educativa ofreciendo a los profesores nuevas competencias digitales para el aprendizaje de los niños y niñas. 

 

La creatividad en los videojuegos 

Los videojuegos aportan creatividad a los gamers, y los videojuegos son también cada vez más creativos. Con la evolución de las tecnologías y de los videojuegos, también ha evolucionado la forma de jugar y de valorar la experiencia de juego. La creatividad en los videojuegos es esencial para poder trasladar al usuario a un mundo nuevo y satisfacer nuevas inquietudes y expectativas. 

De los videojuegos más básicos cómo el Tetris o el Comecocos a videojuegos que nos transportan a cualquier lugar gracias a la realidad virtual. A la hora de desarrollar videojuegos cada vez se buscan perfiles más creativos que se encarguen del diseño artístico, la conceptualización, el ‘game design’ y del modelado 3D. 

SUBIR