No es ningún secreto que los videojuegos están ganado terreno en el sector de la salud. En los últimos años, han demostrado ser una herramienta de gran utilidad no solo para tratar enfermedades, realizar ejercicios de rehabilitación o promover modelos de vida saludable, como el caso del videojuego Villi Adventures; sino también para ofrecer formación continua a los profesionales sanitarios y reciclar sus conocimientos.

Muchos estudios han reafirmado las cualidades de los videojuegos en la salud, como el ensayo sobre el desarrollo y aplicación de videojuegos para la salud [1] de la Universidad Nacional de San Juan (Argentina), que demuestra que los videojuegos sirven como entretenimiento para pacientes que padecen tratamientos largos, a la vez que pueden ser un método para motivar y educar sobre su enfermedad, promoviendo nuevas maneras de cuidarse.

Los videojuegos no solo sirven como entretenimiento para pacientes que padecen tratamientos largos, sino también son un método para educar sobre su enfermedad

Otro aspecto donde el papel de los videojuegos también destaca es en la posibilidad de utilizarlos como medio directo de rehabilitación [2] en enfermedades motrices. Los videojuegos activos con sensores de movimientos, presentes en muchas plataformas como la Wii o Xbox Kinect, permiten realizar ejercicios de coordinación de forma amena y logran que los pacientes se sientan motivados y realizados.

Los videojuegos como método de comunicación en el entorno sanitario

Por otra parte, los videojuegos permiten crear una comunicación más agradable, inmersiva e interactiva con el objetivo de potenciar y concienciar a la sociedad sobre diferentes patologías que nos pueden afectar en el día a día. Un ejemplo es el videojuego Lethe o Inner Ashes, que buscan empatizar y sensibilizar a la población sobre los perjuicios del Alzheimer, o Treasure Rangers, que amplía horizontes, visibiliza y conciencia sobre el autismo mientras uno se divierte.

Sin duda los videojuegos no solo ayudan a solucionar problemas y enfermedades, también son capaces de transmitir conductas saludables de una forma más emocional y amena, para que el mensaje y el hábito saludable no se diluyan en el tiempo. Es decir, nos ayudan a seguir la máxima de más vale prevenir que curar. Destacan proyectos como el videojuego Aces of the Multiverse, un juego que premia el ejercicio físico del mundo real en el virtual, y busca potenciar la actividad física y evitar el sedentarismo.

Serious Games en la sanidad

Cuando hablamos de esta cuestión, no nos podemos olvidar del papel de los Serious Games y de la gamificación en la formación de los sanitarios. Es innegable que utilizar los videojuegos en la metodología de aprendizaje aumenta la capacidad de interacción entre las personas, fomentando que los jugadores experimenten una integración de los conceptos mayor que a través de otros medios.

En general, los videojuegos nos permiten crear una narrativa poderosa y bien elaborada, que sirve de guía para el progreso del jugador, y en la que coexisten la diversión con el conocimiento, en un lenguaje de entretenimiento de mayor calado.

La formación con videojuegos está en auge, aunque todavía queda mucho camino por recorrer ya que, día a día, éstos demuestran que abren una ventana de infinitas posibilidades para el aprendizaje constante de los sanitarios.

Conscientes del potencial de los videojuegos, desde The Good Gamer trabajamos permanentemente con hospitales y asociaciones de enfermos para implementar los videojuegos ya sea en la formación de sanitarios, la rehabilitación y prevención de enfermedades o la transmisión de hábitos saludables en la sociedad. Descubre nuestro trabajo con los sanitarios.


Referencias:

[1] Ormeño, E., Emilo, G., Olaguín, L., Ferrarini, O., Lund, M., Zapata S. (2015). Desarrollo y aplicación de videojuegos para la salud. Repositorio Institucional de la UNLP

[2] Synofzik, M. (2016). Videojuegos para la rehabilitación motora. Revista Investigación y ciencia

SUBIR