Muchos expertos han demostrado que jugar a videojuegos con responsabilidad nos ofrece muchos beneficios. Como el estudio de la Universidad de Oxford, que ha demostrado que jugar con videojuegos con moderación es bueno para la socialización de los niños. Por este y más motivos la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado los videojuegos activos como una gran herramienta para combatir el sedentarismo y potenciar la educación de nuestros hijos e hijas durante la crisis del Covid-19.

"Los videojuegos educativos han demostrado un amplio abanico de posibilidades para el desarrollo de nuestros hijos e hijas."

Los videojuegos educativos han demostrado un amplio abanico de posibilidades para el desarrollo de nuestros hijos e hijas. En este sentido, ofrecen grandes beneficios, porque permiten aprender de manera emocional e inmersiva no solo competencias curriculares, sino también otros aspectos como la toma de decisiones o el pensamiento creativo.

Los videojuegos educativos son capaces de ofrecer posibilidades infinitas 

Los videojuegos educativos son capaces de ofrecer posibilidades infinitas de formación y de complementar nuevos métodos de aprendizaje en la educación de nuestros niños y niñas. Existen muchos ejemplos de videojuegos que en los últimos tiempos están trabajando para la educación de nuestros hijos e hijas, por ejemplo, el Minecraft Education Edition, que busca proporcionar a los estudiantes un incentivo más a la hora de aprender conceptos nuevos, usando un elemento lúdico como un videojuego que puede hacer del aprendizaje algo más divertido e interesante. Por otra parte, también destaca el Discovery tours de Assassin’s Creedque permite los jugadores acercarse a la historia antigua y explorar el universo de la antigua Grecia y antiguo Egipto en todo su esplendor.

"Los videojuegos educativos son capaces de ofrecer posibilidades infinitas de formación y de complementar nuevos métodos de aprendizaje en la educación de nuestros niños y niñas"

Entre los videojuegos educativos, destacan en concreto los que no tienen como objetivo principal el entretenimiento, sino el aprendizaje o la práctica de habilidades. Son los llamados Serious Games, un tipo de videojuegos que cada vez más tienen un mayor calado en diferentes sectores de la sociedad, puesto que ofrecen un método de aprendizaje práctico.

"Los Serious Games son un tipo de videojuegos educativos que no tienen como misión principal el entretenimiento, sino el aprendizaje o la práctica de habilidades"

Y todo ello en una sociedad donde los videojuegos suponen la primera inversión en cultura y ocio para las nuevas generaciones, que demandan nuevas formas de aprendizaje. Los videojuegos reivindican este lugar y ofrecen nuevos estímulos para la educación, por su naturaleza interactiva que permite aplicar la teoría de forma diferente.

Por otra parte, los videojuegos demuestran que potencian el trabajo en equipo, la iniciativa, la toma de decisiones y las habilidades que impulsan la participación social, adaptándose a las nuevas formas de comunicación que piden estas nuevas generaciones.

"Los videojuegos han demostrado que potencian el trabajo en equipo, la iniciativa, la toma de decisiones y las habilidades que impulsan la participación social"

En general, los videojuegos han demostrado que, a partir de un uso responsable, son un gran aliado para la educación, puesto que actúan como un importante vehículo para la formación y ayudan a captar mejor la atención de nuestros hijos e hijas, combinando aprendizaje y diversión.

Desde el nacimiento de The Good Gamer, trabajamos con todos los estamentos que componen el sector educativo con el objetivo de ofrecer nuevas formas de aprendizaje que permitan crear innovadoras herramientas educativas para mejorar la experiencia de nuestros hijos e hijas.

SUBIR