La caja de herramientas sirve como una guía práctica para profesores de primaria y secundaria con más de 30 actividades listas para usar en diferentes grupos de edad, como la exploración de la antigua Grecia en Assassin's Creed o la reconstrucción de su escuela en Minecraft, entre otros, para que los profesores creen sus propias actividades basadas en videojuegos. Por otra parte, ISFE ha querido añadir su granito de tierra, añadiendo el manual Games in Schools en el programa Klascement, la plataforma oficial para profesores de Flandes.

Pero no es el único gobierno en aplicar los videojuegos en las clases, hace unos meses el Gobierno de Polonia sumaba a las lecturas escolares recomendadas el videojuego This War of Mine, un juego desarrollado por 11 bit studios, lanzado en 2014, basado en el sitio de Sarajevo, donde muestra a un grupo de civiles intentando sobrevivir a la guerra.

Un gran hito conseguido por la industria de los videojuegos, que muestra una vez más, como los juegos no son solo para el entretenimiento y el ocio, sino también pueden ser una gran herramienta para enseñar. Como comenta Grzegorz MIechowski, director ejecutivo de 11 bit studios, “los videojuegos ya se usan para enseñar matemáticas, química o para desarrollar habilidades cognitivas, pero creo que no hay otro ejemplo de inclusión oficial de un videojuego en el sistema educativo a nivel nacional como lectura escolar. No podemos dudar que los videojuegos ofrecen un lenguaje fácil de entender para los estudiantes: el lenguaje de la interacción. Usando este lenguaje, los videojuegos pueden hablar de todo: emociones, verdad, lucha entre el bien y el mal, la humanidad, el sufrimiento” sentencia el director.

<<Usando el lenguaje de la interacción los videojuegos pueden hablar de todo: emociones, verdad, lucha entre el bien y el mal, la humanidad, el sufrimiento>>

Grzegorz MIechowski, director ejecutivo de 11 bit studios

También destaca iniciativas llevadas a cabo por los propios profesores, como el caso de la maestra Judi Brison, profesora del Collège Jean de la Mennais High School de Quebec que aplicó el videojuego Assasin’s Creed Discovery Tour en sus clases de historia, logrando crear un contenido entretenido y estimulante para que aprendan los estudiantes, consiguiendo que al final las calificaciones de sus estudiantes fueron mejores que los años previos y, sobre todo, que los alumnos fueran felices al ir a clase.

Pero también tenemos ejemplos patrios, como el caso Cristian Olivé, profesor de Lengua y Literatura en la Escola Joan Pelegrí de Barcelona, que ha conseguido unir Fortnite y literatura, creado una clase que mezcle el videojuego con el libro Battle Royale, al final ha sido capaz de conectar con su alumno y hablar un lenguaje común con el alumnado pero sin perder de vista nunca los objetivos didácticos. El resultado es una clase motivada, un profesor contento de su trabajo y la consecución de objetivos de una forma amena.

Como hemos hablado en anteriores artículos los videojuegos ofrecen un sinfín de posibilidades en la educación, demostrando que la nueva educación no se basa en un canal unidireccional, sino en una interacción constante con los estudiantes que permita enseñar de una forma más emotiva y transparente. En este contexto, los videojuegos han demostrado ser un gran aliado para la educación.

<< Los videojuegos ofrecen un sinfín de posibilidades en la educación, demostrando que la nueva educación no se basa en un canal unidireccional, sino en una interacción constante con los estudiantes que permita enseñar de una forma más emotiva >>

Los videojuegos en la educación pueden ayudar a evitar los principales problemas que afectan a las aulas mediante la colocación de los estudiantes en un estado de ánimo propicio para el aprendizaje, en lugar de preocuparse por lo inteligentes que se ven.

Con este objetivo, desde The Good Gamer trabajamos incansablemente con diferentes asociaciones e iniciativas educativas y escuelas para demostrar las cualidades y beneficios de los videojuegos.

SUBIR